domingo, 28 de septiembre de 2008

Un homenaje a mis martes.

Martes de inmortalidad en el tobacobar, al pc Tacnasis, detras de la barra Harry y en el aire esta canción. Como si fuera un heroe del silencio en una noche griega.

lunes, 22 de septiembre de 2008

porque nos sobran los motivos

Seguramente este es uno de esos lunes que recordare toda mi vida, una noche que pintaba mágica, una noche que pintaba en mil colores, pero ya sabéis la historia de aquel tuerto que un día nos guiño un ojo y nos hizo estar fuera de todas las estadísticas de de buena causa. Al final el poder de la sonrisa soluciona cualquier guiño tuerto y llegas a tu casa a las 5 de la mañana de un lunes cualquiera y ves algo, que huele a respuesta a todas vuestras preguntas. Seguramente quien lea esto no tendrá buena vista pero seguro que tiene mejor oído. Por eso solo deciros que me sobran los motivos, para dormirme los lunes en horas razonables y este ,si alguien consigue ver un flequillo de antaño, es un gran motivo.

miércoles, 17 de septiembre de 2008

Terrassa no hace ganchillo mientras me espera

Lo sé, mis dedos son unos perezosos sin remedio, pero por suerte mis ojos siempre trabajan. Aquí estoy dando mis últimos coletazos, la lastima es que uno nunca se acostumbra a acostumbrase a un lugar y a sus despedidas. Puedo explicar anécdotas y viajes, pero supongo que todo aquel que lea esto estará ya arto de soportar los poli reportajes de septiembre y lo dichosos que somos todos en nuestra opulencia ociosa. Por ello os propongo ver la unión entre dos grandes por un lado la imagen de Leni Riefenstahl, una gran cineasta alemana que se equivoco solamente en el casting de sus personajes y el gran Fredy Mercury, la reina de todos esos grandes momentos.



Por cierto ya no paso hambre en griego y me comunico en inglés, cosa que parecía impensable. Algún día podré ver una peli en versión original y no tener que leer. Es lo que tiene la vida en territorio extraño que la comunicación esta siempre por descubrir. Aquí solo me quedaba una, o aprender inglés o resucitar a Felipe II, cosa que seguro que a mucha gente que me conoce le parecería más fácil. Pues eso que sigo en el camino....

viernes, 29 de agosto de 2008

sábado, 23 de agosto de 2008

Apolonas, un paraiso posible

Todo el mundo aquí te habla de una cosa: el encanto de las islas griegas. Esta semana pasada me he decidido a visitar una. En mi odisea personal no he podido tomarme las vacaciones deseadas, ya que mi conciencia me acompaña haya donde vaya. Así pues me tome unas vacaciones de lugar deje la calurosa Atenas para desplazarme a Naxos. La elección respondía al billete más económico que encontré. Con mi compañero de aventuras mexicano y su mexicanidad latente me dispuse a comprobar las palabras de los griegos. Evidentemente tenían razón, he encontrado paisajes dignos de paraísos. El primer destino no dejaba de ser un pueblo vacacional homologable a todo el mediterráneo, para familias que buscan playas en las que broncearse y fotos que mostrar en septiembre. El segundo destino fue Apolonas, donde por casualidad llegamos en busca de unos amigos griegos y permanecimos tres días en un hotel encantadoramente vetusto a pie de playa y aislado. En aquel ambiente parece no existir la incertidumbre del mañana, los días pasan de forma parecida, no es rutina sino la comodidad de no esperar más de lo que te da el lugar. Allí encontré esencias tanto gastronómicas como sociales. Me socialice con griegos y no griegos, gentes que se mostraban encantadas de habernos conocido y un paisaje que solo llevaba a la calma. Seguramente no vuelva nunca puesto que me quedan paraísos que conocer en mi tiempo finito, pero guardare el paisaje y el sabor de sus platos en mi memoria, en ese rincón de las historias de sonrisa.

sábado, 26 de julio de 2008

Los perros

Atenas es una ciudad encantadora, con gente mediterránea, llena de contrastes, llena de sorpresas, con infinidad de cosas para aprender y sorprenderse y por suerte en esta ultima semana con menos calor. Aquí va la historia:
Un perro entra en una casa, la cual encuentra llena con cien perros de su misma raza que le miran enrabietados mientras le enseñan los dientes, asustado huye y vuelve al parque de donde partió. Allí encuentra a otro perro conocido y le explica lo sucedido, el otro sorprendido, se atreve a ir hacia la casa, entra y observa que si existen cien perros de su misma raza, pero que le sonríen y le menean el rabo. Al salir se encuentra con el otro perro y le alecciona, encantadora la casa de los cien espejos!

miércoles, 16 de julio de 2008

la vida pasa

Aquí mis dedos hablando de nuevo. Mi odisea ateniense esta cambiando de isla y todo comienza a ilusionar con ser mejor. He hecho avances en mi vida social, en mi trabajo y he conseguido que la gente de la oficina hable castellano (se que sobre todo esto último no sorprende a nadie). El griego a parte de sonar mal en la oscuridad de la noche, es una lengua imposible para mi inexistente don de lenguas. Este pasado fin de semana disfruté de la noche ateniense y conocí grandes personajes, los cuales perdonaban mis dificultades comunicativas. Es increíble pero son unos verdaderos atletas olímpicos de la noche y ocupamos juntos el medallero de barias barras. La primera noche llegué una hora más tarde de la que suelo salir de mi casa y en mis labios se dibujaba una sonrisa trianera y eso últimamente es conquista titánica. He encontrado un grupo de niños en un colegio público, con el cual juego a baloncesto, más bien me agoto con ellos. ¿Quién tuviera 15 años? O al menos menos kilos y mejor forma física. Para los paisajistas y ladrones de fotos os digo que esta ciudad esconde rincones interesantes, detalles mediterráneos que sorprenden y unas ganas de vivir en caluroso infierno metropolitano. Me despido que mis zapatillas y mi pelota me llaman. Y nada eso que desde Atenas, cada vez se me hace menos duro echar de menos.